domingo, 3 de abril de 2011

GARBANZOS CON ESPINACAS


Una receta clásica, de esas que todo el mundo siempre está esperando. En esta ocasión la receta es de mi hermana, que quería sorprendernos con un buen potaje, y la verdad es que lo consiguió porque estaba para chuparse los dedos… si es que al final el placer por cocinar del pollo se contagia a todo el mundo. Os recomiendo que lo hagáis en casa, es una receta rápida, casera, y una buena idea para comer legumbres y verduras cualquier día de la semana.

INGREDIENTES (5-6personas): 
Para los garbanzos: 500g de Garbanzos en seco, ½ cebolla, 5 clavos, 2 hojas de laurel,
Para el sofrito de espinacas: 450g de Espinacas (congeladas), 2 dientes de ajo picados, ½ cebolla picada, 4 dientes de ajo enteros, 4-5rebanadas de pan, 1 cucharada de pimentón dulce, 1 cucharadita de comino, 1 cucharadita de granos de pimienta, 1 cucharadita de jengibre, un cuenco de agua + vinagre al 50%.

PREPARACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es poner los garbanzos a remojo durante la víspera, unas 8 horas como mínimo, los podemos dejar toda la noche bien cubiertos los garbanzos en agua salada.

Para preparar los garbanzos utilizaremos la olla rápida. Limpiamos los garbanzos y los colocamos en la olla, cubrimos con agua limpia, disponemos en el interior la media cebolla claveteada (con los clavos clavados para que no se dispersen) y las hojas de laurel. Salamos y cerramos la olla, ponemos en posición 2, y contamos 18 minutos desde que comience a pitar.

Mientras tanto vamos preparando el sofrito. Para ello freímos el pan y los ajos en abundante aceite caliente. En un mortero majamos las especias en primer lugar (pimienta, comino, sal, pimentón, jengibre) y posteriormente añadimos los ajos y el pan tostado, el pan tostado lo mojamos en el agua con vinagre antes de introducir en el mortero.

Por otro lado rehogamos el ajo y la cebolla picados en una sartén y cuando esté bien pochado añadimos las espinacas. A esta mezcla, una vez rehogada, añadimos el majado anterior de especias y pan, y mezclamos con ayuda de una cuchara de madera. Reservamos.

Una vez listos los garbanzos, abrimos la olla tomando las debidas precauciones, retiramos la cebolla claveteada y añadimos el preparado anterior. Dejamos que vuelva a hervir y que se mezclen los sabores. Si no dispone de líquido de cocción de los garbanzos suficiente añadimos un poco de agua.

Este tipo de potajes es bueno dejarlo reposar unos minutos antes de servir.

Y a degustar estas recetas de la abuela que tanto nos gustan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Opina, comparte tus ideas y haz tu comentario, siempre son de agradecer!. Sino tienes una cuenta de Google, simplemente selecciona "Anónimo" pero indica quien eres en el mensaje ;). Saludos del POLLO.