jueves, 19 de enero de 2012

LASAÑA CLÁSICA

Seguimos con la tanda de recetas clásicas, de las de andar por casa, de las que también llamé la semana pasada “recetas para estudiantes”. Yo creo que la lasaña es algo que nos gusta a todos, y se pueden hacer miles de variaciones. Ésta es la que yo suelo hacer en casa, con ingredientes que más o menos siempre tenemos por los armarios y en la nevera. Me gustaría ver cuáles son vuestras versiones, así que si tenéis alguna receta en vuestros blogs o alguna idea diferente me gustaría que la compartierais con todos los seguidores.


INGREDIENTES (para 4 personas, en un molde no muy grande):
Pasta de Lasaña o Canelones (24 plaquitas), Queso Rallado.
Para la Salsa Boloñesa: 400g de Carne Picada, 1 Cebolla, 1 Zanahoria, 1 Pimiento Verde, 2 dientes de ajo, Tomate Frito, Sal/Pimienta/Orégano.
Para la Bechamel: 35g de Mantequilla, 35g de Harina, 500ml de Leche Caliente, Sal/Pimienta/Nuez Moscada.

PREPARACIÓN:

Para ir adelantando podemos poner una olla bastante grande con agua a hervir, con sal suficiente (como agua de mar) y un chorrito de aceite.
Mientras tanto iremos preparando la salsa boloñesa, para ello, cortamos en brunoisse, muy picadito, todas las verduras, cebolla, pimiento, zanahoria y ajos, y las saltemos en una sartén, primero doramos el ajo, añadimos la cebolla, y cuando tome un poco de calor, añadimos la zanahoria y el pimiento. Rehogamos bien hasta que todo esté bien pochado y entonces añadimos la carne picada, que iremos cocinando sin dejar de remover para que esté bien desmenuzada la carne. Por último añadimos el tomate frito, y ponemos a punto de sal, pimienta y orégano. Dejamos que tome calor y reservamos.

En este momento podríamos comenzar a cocer las placas de pasta. Las vamos echando en el agua hirviendo de una en una. Tenemos 10 minutos para hacer una bechamel.

En un cazo fundimos la mantequilla, añadimos la harina y cocinamos unos minutos, sin dejar de mover, para que la bechamel no sepa a crudo. Después de unos minutos vamos añadiendo leche poco a poco y sin dejar de remover, no tengáis prisa. No debe quedar ni un grumo. Por último ponemos a punto de sal, pimienta y nuez moscada, importantísima.

En este tiempo la pasta se habrá cocido y procederemos a montar la lasaña.

Untamos el fondo del recipiente con aceite, colocamos una primera capa de pasta, sobre esta una capa de carne (la mitad), apretando bien, cubrimos con una segunda capa de pasta y sobre esta añadimos el resto de la carne, cubrimos con pasta y presionamos. Por último completamos con la bechamel y espolvoreamos con queso rallado (en esta ocasión no me quedaba suficiente, así que le puse unas lonchas de queso).

Gratinamos en el horno, a máxima potencia, hasta que se dore la superficie.

Y listo para consumir.

Rico, rico.

2 comentarios:

  1. Me encanta la lasaña, te ha quedado de lujo.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dely, un gran piropo viniendo de ti. Saludos

    ResponderEliminar

¡Opina, comparte tus ideas y haz tu comentario, siempre son de agradecer!. Sino tienes una cuenta de Google, simplemente selecciona "Anónimo" pero indica quien eres en el mensaje ;). Saludos del POLLO.