viernes, 1 de agosto de 2014

TARTA DE MANZANA CLÁSICA


Hoy os traigo esta tarta de manzana clásica, no me considero un experto haciendo tartas de manzana, aunque me  encanta comerlas. La que hoy traigo es la que podríamos encontrar en cualquier pastelería de España, no tiene gran complicación, y os la iré contando con los truquitos y la forma de hacer las cosas del Pollo.
La tarta estaba muy rica, la crema quedó espectacular, muy fina. Y para aquellos que les de pereza hacer base de la tarta, pueden comprarla hecha, porque en el mercado podemos encontrar multitud de masas quebradas frescas o congeladas.

INGREDIENTES:
Para la tartaleta: 150g de Harina, 100g de Mantequilla, 50g de Azúcar, 1 Yema de Huevo, ½ Cucharadita de Extracto de Vainilla, 1 Pizca de Sal.
Para la crema: 1Litro de Leche entera, 1 Vaina de Vainilla, 1 Ramita de Canela en Polvo, La Corteza de Medio Limón sin la parte blanca, 2 Huevos Grandes, 70g de Maicena, 200g de Azúcar.
5-6 Manzanas Golden

PREPARACIÓN:
Para esta receta necesitamos realizar dos preparaciones previas.
En primer lugar realizamos la masa siguiendo cualquiera de las recetas de masa quebrada dulce que ya hemos realizado en comoelojodeunpollo, y la reservamos en la nevera para que coja cuerpo.
Por otro lado preparamos la leche con la que realizaremos la crema. Queremos aromatizar esta leche, para ello reservamos un poco y el resto la ponemos al fuego con la rama de canela desmenuzada, la corteza de limón, y la vaina de vainilla abierta por la mitad y con las semillas retiradas con ayuda de una puntilla y mezcladas con la leche. Llevamos a ebullición o próximo a que hierva, y dejamos reposar al menos 30 minutos para que infusione bien y la leche tome todos los aromas y sabores (yo suelo hacer esto con varias horas de antelación, incluso la noche anterior).

El día de la elaboración de la tarta, extenderemos la masa quebrada sobre un molde de tartaletas, previamente encamisado de mantequilla y harina en caso de que el molde lo requiera. A mí me gusta cocina todo a la vez, de esta manera la tartaleta no queda tan crujiente y la masa se hace uno con la crema. Pero podemos cocinar la tartaleta previamente unos 15 minutos, con ayuda de unos garbanzos, de esta manera la masa quebrada conservara todas sus cualidades de friabilidad y consistencia.

Para la crema colamos la leche y la ponemos al fuego. Por otro lado mezclamos la maicena con el azúcar y removemos con una varilla, de esta forma evitaremos grumos. Añadimos entonces los huevos y el poquito de leche que habíamos reservado, removemos bien y reservamos. Cuando la leche rompa a hervir añadimos nuestro preparado y dejamos que vuelva a hervir sin dejar de remover, con un par de minutos hirviendo basta.
Vertemos la crema sobre la tartaleta y vamos colocando las rodajas de manzana sobre la crema, bien pegadas unas a las otras, porque al hornear menguan y aparecen huecos por los que se ve la crema, así que bastante cantidad, no os cortéis, muy pegaditas y ordenadas.
Llevamos al horno, que habremos precalentado a 180ºC y cocinamos durante una hora aproximadamente, para que la tartaleta se haga bien.

Por último pintamos las manzanas con un poco de mermelada de albaricoque, lo justo para que tenga brillo, esto podemos hacerlo al final del proceso, o en los 5 últimos minutos de horneado para que el brillo se adhiera mejor y se potencie en el horno. En las pastelería suele cubrirse con un brillo industrial de manzana que potencia el sabor de la tarta. Este brillo puede hacerse cociendo las pieles de las manzanas, con un par de cucharadas de azúcar y dejando reducir el líquido de cocción. La verdad es que no lo he hecho nunca.
Una tarta de siempre que nunca falla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Opina, comparte tus ideas y haz tu comentario, siempre son de agradecer!. Sino tienes una cuenta de Google, simplemente selecciona "Anónimo" pero indica quien eres en el mensaje ;). Saludos del POLLO.